logo

Damasco

DAMASCO EN LA HISTORIA

Damasco, la capital de la actual Siria, es considerada la ciudad más antigua del mundo. Continuamente ha sido habitada desde que se guarda memoria, en sus más de 6.000 años de historia. Geográficamente está situada al pie del Monte Kasiun que forma parte de la cordillera llamada Anti-Líbano, y al borde de la llanura fértil de Guta. Hoy se encuentra a tan solo dos horas en coche de Beirut, la capital del Líbano, y a dos horas de la frontera de Jordania. Los pueblos de Maalula y Seidnaya están a menos de una hora.

damasco-historia

La primera mención sobre Damasco aparece en escritos egipcios de hace más de 4000 años, como ciudad conquistada por el Faraón Thutmose III. El Antiguo Testamento la nombra como capital del Reino Arameo.

Referencias Históricas:

  • A mediados del II milenio, Damasco estaba habitada por una comunidad semita.
  • En el siglo X antes de J.C., como capital de un reino arameo, es muy célebre u templo dedicado a Hedad.
  • Tras una serie de invasiones (babilonios, egipcios, hititas, asirios, persas), Damasco es conquistada por Alejandro Magno. Bajo los seléucidas, es suplantada por la nueva capital, Antioquía.
  • Conquistada por los romanos en el año 64 a. de J.C., entra a formar parte de la provincia romana de Siria. Llega a ser una ciudad próspera y se erige en ella un templo dedicado a Júpiter en el lugar donde se alzaba el templo a Hedad.
  • Después de la capitulación de las fuerzas bizantinas, en 636, Damasco, cuya historia había estado vinculada a la cristiandad durante siglos, es conquistada por los musulmanes.
  • Bajo la dinastía Omeya (650-750), Damasco alcanza su edad de oro como capital de un imperio que se extiende del Atlántico a los confines de China.
  • Después, con la dinastía de los ayubidas, Saladino reúne sus tropas en Damasco antes de arrebatar Jerusalén a los Cruzados (1187).
  • Damasco se transforma otra vez en capital brillante de un gran reino.
  • En 1516, Siria y Damasco son invadidas por los turcos otomanos. La ciudad fue capturada por el sultán Salim I y la ocupación otomana permaneció durante los siguientes cuatro siglos, hasta la Primera Guerra Mundial.
  • Después de la Primera Guerra Mundial, la ciudad de Damasco, extenuada y ruinosa, fue liberada en 1918, por un contingente árabe bajo el mando del ejército británico del general Allenby.
  • En 1919 se constituyó el Congreso Nacional Sirio bajo el patrocinio del Emir Faisal que fue nombrado rey de Siria en 1920.
  • Pero un mes más tarde fue ocupada por los franceses en el nombre de la Sociedad de las Naciones.
  • En 1925 estalló la Gran Revolución Siria en contra de los franceses. La ciudad fue bombardeada y una gran de ella parte fue gravemente dañada.
  • Después de una feroz resistencia, Siria fue proclamada independiente por el General francés Catroux, el 16 de Septiembre de 1941. Sin embargo, la declaración no sería efectiva hasta 1946.
  • Durante los últimos 50 años la capital de Siria ha sido testigo de grandes cambios. El rápido proceso de industrialización hizo que la superficie de la ciudad y la población se duplicara varias veces. Hoy en día la población estimada de Damasco es de unos 3 millones.

 

DAMASCO HOY

En la actualidad Damasco es una maravillosa mezcla hecha con lo antiguo y lo moderno que sufre en el terrible de escenario de la guerra. La Ciudad Vieja está adornada por los minaretes y cúpulas de más de las 200 mezquitas que se levantan por encima de los históricos y célebres barrios damasquinos.

mezquita

A lo largo de los formidables y caóticos mercados, los zocos, uno puede encontrarse con las numerosas puertas de los khans; construcciones que solían servir de posada y almacén para las caravanas. Damasco siempre fue célebre por estos mercados con tiendas, cafés y puestos de venta.

La ciudad vieja contiene numerosos vestigios arqueológicos. Múltiples y diversas culturas han dejado su huella; especialmente las romano-bizantina y la islámica. En 1979, el centro histórico de la ciudad, rodeado por las murallas romanas, fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

templo-de-jupiter-en-damasco

El casco más antiguo ocupa una superficie de 135 hectáreas. Se conservan ocho puertas de la muralla, de las que la más antigua, Bab Sharqi, se remonta al período romano.

planodamascoEmpezando por el norte, y en sentido de las agujas del reloj, dichas puertas son:

  • Bab al-Faraj (Puerta de la liberación).
  • Bab al-Faradis (Puerta del paraíso).
  • Bab al-Salam (Puerta de la paz), como las dos anteriores, en el lado norte de la muralla.
  • Bab Tuma (Puerta de santo Tomás), en la esquina nordeste.
  • Bab Sharqi (Puerta del este).

En la novela “En Tiempos del Papa Sirio”:

“Vivíamos en el antiguo barrio de Bab Tuma, donde también habitaron San Pablo y santo Tomás, según se sabe por los Hechos de los Apóstoles. Una venerable tradición señala el lugar preciso de las casas en que moraban, cerca de la nuestra; hoy hay edificadas allí dos iglesias dedicadas a su memoria. Recuerdo vagamente nuestra vivienda, que era un verdadero palacio heredado de nuestros abuelos, con dos grandes patios, hogares para los criados, cuadras, graneros y un lagar. Se encontraba en la calle principal, y se revelaba digna de lo que llegaron a ser mis antepasados en la gran metrópoli que fue Damasco. Se trataba de un edificio de fachada y portal amplios, con un atrio ancho y cómodo en el que solía haber corrientes de aire. Por las mañanas, los vendedores ambulantes montaban sus puestos a un lado y otro de la calle, enfundados en sus tabardos cortos de lana parda de camello y sus gorras de piel de cabra; despachaban sus productos y comían allí mismo pan con pasta de berenjena, verduras y pescado seco, dejando en nuestra puerta y los malos olores. Eso resultaba humillante para mis familiares, que no podían hacer otra cosa que aguantarse, recordando con nostalgia y frustración los tiempos en que eran respetados y hasta temidos”.

 

DAMASCO Y SAN PABLO

Según la tradición, San Pablo huyó de Damasco, descendido de las murallas en un cesto en la puerta Bab Kisan, en el sureste, hoy cerrada. Existe allí una capilla que recuerda el evento.

bab-kisan

La mezquita de los Omeyas fue construida a principios del siglo VIII. El colosal patio de 122 metros de largo está embaldosado con losas de mármol que pertenecieron al templo romano de Júpiter, del que aún permanecen otros elementos ornamentales.

Una leyenda profética asegura que el minarete más alto de la mezquita, llamado minarete de Jesús, será el lugar donde el Mesías volverá a la tierra el día del Juicio final.

minarete-de-jesus

La llamada Via Recta ya existía en tiempos de san Pablo y fue en su origen el decumano de la ciudad romana, con un recorrido de 1500 metros. Corresponde a la actual calle Bab Sharqi y al zoco cubierto Midhat Pasha, que conduce al viejo barrio cristiano de Bab Tuma, cuyo nombre recuerda al apóstol santo Tomás que también estuvo en Damasco. Al final de la calle se encuentra la Casa de Ananías, donde se hospedó san Pablo en su estancia en la ciudad. Hoy es una antigua capilla subterránea y en tiempos llegó a ser una bodega.

damasco-zoco

En la novela “En Tiempos del Papa Sirio”:

 “Las traseras del húmedo caserón de mi primo daban a la vieja iglesia de San Pablo. El jardín estaba bastante descuidado. Las enredaderas trepaban por los muros formando una apretada maraña a cuyo abrigo dormían cientos de pájaros. En la parte más alejada crecía una palmera tupida, bajo cuyo tronco, Crisorroas se entregaba cada tarde en solitario a sus meditaciones. Por encima de las tapias se contemplaba una hermosa visión de la cúpula de la iglesia, algunas edificaciones del antiguo Bab Tuma y una infinidad de terrazas polvorientas a lo lejos. Allí mi primo y yo rezábamos diariamente la salmodia al amanecer, arrodillados y mirando hacia el oriente”.

Firma Jesús Sánchez Adalid

Publicado por

Un comentario en “Damasco”

  1. ¡Gracias Jesús! Siempre son muy interesantes y amenos sus libros y sus escritos ¿No existe la posibilidad de suscribirse al blog para que lleguen las nuevas entradas al correo? No he podido encontrarlo… Muchas gracias ¡Feliz domingo!

Escriba un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *